Juan María de Prada es un escritor de variados recursos. De estilo culto y mordaz, ha cultivado el cuento, la novela y el ensayo. El lenguaje del periodismo, del cómic, de la novela negra y del ensayo, se mezclan en sus libros como la miel, la albahaca, la sal y la pimienta.

 

Su primera novela, Verde, negro (1985), relato poliédrico de la transición democrática y el desencanto, sorprendió por la versatilidad de los diferentes códigos narrativos para cada personaje. Después, vendrían Trastornados por la luna (1987), sobre la doble moral de las personas de bien, que hace suyo el lenguaje del cómic y la estructura del folletín; Rabo de león (1989), homenaje a la novela negra y a la literatura fantástica, que convierte a Valencia en la gran urbe del Mediterráneo donde campan mafias y pistoleros; y Mieles Pérfidas (1991), novela por entregas del Madrid mestizo y barroco, purgatorio en el que conviven el amor, la ambición y la felonía.

 

En 1991 publica Retrato del artista intransigente, novela testimonial de un joven escritor sobre la libertad y la heterodoxia, con la que obtendrá el reconocimiento de la crítica y el aplauso del público. Posteriormente, Amor amor  (1994), recupera el lenguaje del folletín, de la novela negra y el collage, para relatarnos un ramillete de historia de amor, de alegría y desesperanza, de ternura y sinrazón.

 

La sonrisa gótica (2005) y Nuestra Democracia (2008), son ensayos políticos. En el primero, se trata de la crítica del ejercicio del poder a partir de las decisiones del gobernante. El segundo es un análisis de los logros y deficiencias del régimen político español surgido de la transición democrática y la necesidad de su reforma.

 

La herencia de don Emiliano (2015) narra el noble afán de un joven alcalde por intentar conquistar la felicidad para sus vecinos y el descubrimiento de la corrupción que soporta su mandato. Presentado por el autor como un manuscrito casualmente encontrado, se trata de una alegoría sobre las deficiencias de la Democracia -cuando no se cumplen los mínimos requisitos-, y el renovado debate entre utopía y pragmatismo.

 

La desahogada vida del artista integrado (pendiente de publicación) viene a ser la segunda parte de Retrato del artista intransigente, en la que el joven escritor, inconformista e iconoclasta, ha conseguido el éxito literario. Abandonada su voluntad transgresora, ha adoptado una postura cínica. Conoce y acepta las corruptelas para lograr el reconocimiento público y se pliega a las modas literarias. Camuflado en un discurso ético, miente cuanto sea necesario para lograr su beneficio y soslayar las responsabilidades, no sólo artísticas sino penales, a las que debe enfrentarse.

 

.

 

 

 

  Juan María

 DE PRADA

               Nuevo Libro

   La herencia de don Emiliano

             Editorial Fanes

Cuadro de texto:     INICIO
Cuadro de texto:     LIBROS
Cuadro de texto:     BIOGRAFIA
Cuadro de texto:     ARTÍCULOS
Cuadro de texto:     AGENDA
Cuadro de texto:     CONTACTO